“Lunfardo” de Alfredo Montaña

enero 11, 2010 at 1:27 pm (Artistas, Obra de la semana) (, , , )

Parece que esta semana el frío va a ser, una vez más, el protagonista indiscutible, nieve, lluvia y unas temperaturas gélidas nos acompañaran durante estos días y por ello hemos seleccionado como obra de la semana una pieza que nos haga entrar en calor, con sus colores calidos, su temática tórrida y su composición íntima y llena de fuerza.

Se trata de “Lunfardo” de Alfredo Montaña, un óleo sobre lienzo en la que el pintor da buena muestra de su talento y de sus facultades innatas para el arte pictórico, una disciplina que Montaña trabaja de una manera personal e inconfundible.

“Lunfardo” muestra una pareja de bailarines que sin necesidad de oír la música dejan patentes al espectador que están siendo arrastrados por la pasión de un tango, gracias a la increíble capacidad de Montaña para plasmar ambientes, actitudes, incluso sentimientos, sin tener que trabajar una pintura puramente realista.

Su personal tratamiento de la figura humana, la cual adquiere una calidad escultórica, monumental, casi geométrica, combinado con el dominio de los colores planos y las sombras permiten a Montaña transmitir el ambiente de un momento concreto de una manera sorprendente. Los cuerpos de los bailarines se abigarran entre si llegando incluso a formar una sola figura compositiva y permitiendo trasmitir al espectador la complicidad, la pasión y el calor que se desarrolla en la escena.

Sin duda una obra llena de fuerza, sentimiento y calidez con la que estamos seguros de que podréis entrar en calor simplemente con contemplarla.

Marta de Orbe

Anuncios

Permalink Dejar un comentario

No es reciclar. No es customizar

enero 7, 2010 at 11:34 am (Arte y Moda, Opinion) (, )

Una de las grandes reflexiones que ha afrontado la moda en los últimos años ha girado en torno al frenético consumismo existente alrededor de un mundo cada vez más masificado de firmas, tendencias, estilos… Superados los fenómenos del reciclaje y la customización, aterriza en nuestras vidas, impulsado por ideales artísticos, el concepto de la readaptación, es decir, el de ajustar una prenda demodé a los tiempos actuales. En esta dirección trabaja el diseñador portugués Dino Alves, que desde 2003 desarrolla el proyecto S.O.S., Serviçios de Operação Surpresa (hasta el 10 de septiembre en el Musac de Castilla y León), donde el creador elabora “un aunténtico proceso de recuperación donde cada ‘paciente’ o indumentaria se transforma radicalmente en una nueva pieza tanto estética como funcionalmente” (sic).

Para ver cómo un mismo dilema se afronta de igual forma tanto por un diseñador como por una artista, en junio de 2008 pudimos asistir en La Casa Encendida de Madrid al taller de moda de Andrea Crews , donde al rededor de una gran montaña de ropa vieja, y en colaboración con jóvenes diseñadores españoles como Lockin Shocking e Ion Fiz, se situaban varias mesas de corte y confección, en cada uno de estos centros de trabajo las prendas adquirían formas actuales, dando vida a varias colecciones experimentales. El ciclo de vida de una prenda, de normal muy perecedero y sujeto a los caprichos de las tendencias internacionales, gracias a los nuevos discursos creativos y conceptuales del mundo del arte, ya no es una línea donde el punto final es la muerte, sino un círculo sin principio ni fin donde nuestra imaginación puede hacer renacer una y mil veces aquellas prendas que considerábamos obsoletas.

Alex Carrasco

Permalink Dejar un comentario

“Espacio para silencio interior” de Iñaki Ruiz de Eguino

enero 4, 2010 at 7:29 pm (Artistas, Obra de la semana) (, , , , , )

Nuestra primera obra de la semana para este recién estrenado 2010 tenía que ser una obra rotunda, llena de fuerza y expresividad con la que comenzar por todo lo alto este nuevo año en el que esperamos poder seguir ofreciendo piezas de calidad con las que apreciar y disfrutar el arte semana a semana.

Y para ello que mejor que elegir esta fantástica escultura de Iñaki Ruiz de Eguino, uno de los artistas geométricos más prestigiosos del panorama internacional con una de las más interesantes trayectorias plásticas vasco-españolas de los últimos años.

Se trata de “Espacio para silencio interior”, una espectacular escultura en hierro patinado en plata en la que dos diedros irregulares se combinan como si fueran dos planos transversales suspendidos en un espacio imaginario.

El dominio de la geometría y el espacio que Ruiz de Eguino nos muestra en esta pieza hace de “Espacio para silencio interior” una obra impactante y llena de fuerza en la que el vacío adquiere la misma importancia que la propia materia con la que forma un todo en el que ese mismo vacío parece ocupar un espacio concreto perceptible pero a la vez irreal.

El resultado es una bellísima escultura liviana pero contundente, matérica pero etérea, en la que el espacio forma parte de la propia pieza y la geometría se vuelve plenamente artística.

Una atractiva pieza con la que comenzar el año y con la que esperamos despertar y mantener vuestro interés por el arte durante todo el 2010.

Marta de Orbe

Permalink 1 comentario

La marcha Radetsky vuelve a dar la bienvenida a un nuevo año

enero 1, 2010 at 4:37 pm (Opinion)

Las tradiciones son realmente caprichosas y en Navidad este hecho se acentúa, si no sería imposible entender como un general austro-húngaro del siglo XIX se ha convertido en uno de los iconos de estas fechas.

Trataré de explicarme: todos los 1 de Enero despertamos, cada uno como puede, escuchando una melodía que se ha convertido en un clásico, mientras pensamos lo locos que están esos tipos que se lanzan sobre unos esquíes a tumba abierta. Esa melodía suele poner fin al concierto de Año Nuevo que se celebra todos los años en Viena y donde podemos apreciar como gente muy seria y elegante aplaude de forma más o menos armoniosa al compás que le dicta el director de orquesta.

Se trata de la Marcha Radetsky, obra de Johann Strauss (padre), compuesta en honor a uno de los más grandes generales que lucharon en el corazón de Europa durante buena parte del siglo XIX.

Joseph Radetsky von Radetz nació en una vieja familia aristocrática en 1776. Muy joven ingresó en el ejército, consiguiendo sus primeras victorias y reconocimiento en la ofensiva que los aliados europeos desarrollaron frente a Napoleón.

En 1815,  tras la celebración del Congreso de Viena, por el cual todas las potencias europeas afirmaban su creencia en el absolutismo frente a los devaneos revolucionarios franceses , Austria consigue controlar una serie de territorios en el norte de Italia. El mariscal Radetsky será el encargado de controlar toda la zona, teniendo que hacer frente a los movimientos revolucionarios de 1848, que se extendieron por toda la Península Itálica y que serían el germen de su futura unificación.

Tras sofocar con éxito los sucesivos levantamientos, el mariscal de campo adquirió una fama sin procedentes en Austria a lo que sumaba la fidelidad incondicional que le profesaban todos los soldados a su mando.

La primera vez que fue tocada esta composición ante los oficiales austríacos éstos comenzaron a aplaudir y a golpear el suelo con los pies siguiendo el ritmo, iniciándose una tradición que como podemos contemplar continua muy vigente.

Las tradiciones son realmente caprichosas, ¿qué hecho de nuestros días será un icono para las navidades de dentro de 200 años? Por favor, eso que están pensando…. no.

A.C.Desviat

Permalink 1 comentario

« Previous page