Arte en el albero. De Purísima y Oro

mayo 11, 2010 at 8:08 pm (Eventos, Opinion, Uncategorized) (, )

Como cada mes de mayo esta piel de toro llamada España se viste de gala para ofrecer en Madrid la feria taurina más importante del mundo. Como si de un  Mundial de fútbol se tratara o unos Juegos Olímpicos miles de personas se movilizan para dar lo mejor de sí durante estos días.

Los toreros afilan sus espadas, los subalternos las banderillas, los picadores las puyas, los periodistas sus plumas, los aficionados la lengua. Curioso, lo único que no se afila son los pitones de los toros, que cada año están más astillados, claro está por un tema genético seguramente.

Para un torero mayo en las Ventas es una oposición a notarías, donde puedes consagrarte y firmar el primer plazo de la finca y el Mercedes o convertirte en esa promesa que tendrá que recorrerse las fiestas de media España para conseguir una nueva oportunidad.

Son días donde todo el mundo sueña despierto y la palabra más repetida es “suerte”. El matador tumbado en la cama sueña con esa verónica que diera Morante el año pasado o un natural profundo que quedara plasmado en el corazón del buen aficionado. El ganadero con un astado que recibiera tres puyazos sin inmutarse y ante la muleta repitiera ansiosamente haciendo el avión. Los subalternos con un quite que le garanticen el aplauso en los medios y trabajo para todo el verano. El aficionado con ver la conjunción de todo lo dicho y el reventa con un par de japoneses que piensen que 400 euros es el precio normal de una entrada de andanada.

Pero ya sabemos que los sueños no siempre se cumplen y dice el refrán que el hombre propone, Dios dispone y el toro lo descompone. Conseguir esa conjunción es casi imposible, cuando hay toros no hay toreros, cuando hay toreros no hay toros y en la mayoría de los casos ni una cosa ni otra. El aficionado debe armarse de paciencia y desfilar cada tarde noche con los hombros encogidos y buscando la copita reparadora en Los Timbales. Y por no hablar de las condiciones climatológicas, si la feria durara todo el año Madrid tendría las características pluviométricas de Estocolmo. Bandera moviéndose para el interior de la plaza, las nubes vienen de Toledo, no falla nos mojamos y con aire, el peor enemigo de la fiesta.

Dicho ésto, el día que los planetas se alinean y se produce la gran conjunción, el espectáculo es grandioso y el grado de emoción y sentimiento inigualables. No puedo más que desear suerte y al toro (y el tres de junio José Tomás en el patio de cuadrillas) .

A.C. Desviat

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: