La Gran Vía madrileña. 100 años de historias y paseos

abril 15, 2010 at 12:53 pm (Eventos, Opinion) (, , , )

Este año con gran boato y solemnidad se están celebrando en Madrid los cien años de vida de una de nuestras calles más emblemáticas, la Gran Vía.

Esta urbe madrileña, que en la actualidad, es una amalgama de edificios elevadísimos, multitud de viandantes y un sin fin de barrios nuevos, que en breve llegarán a las proximidades de Guadalajara, hace poco más de siglo y medio no era más que un poblachón manchego, eso sí, capital del reino.

Por esos años, mediados del siglo XIX, el plano urbanístico de Madrid era un sin fin de laberínticas callejuelas, sin ningún orden preestablecido que provocaba en la ciudad graves problemas de insalubridad. Por todo ello y junto a fuertes intereses especulativos se comenzó a planear una nueva organización urbanística en Madrid, el Ensanche. Dentro de esta gran obra se ideó una avenida que atravesara la capital de este a oeste, oxigenándola trayendo los aires de la Sierra.

El plan no fue fácil de llevar a cabo por diversos contratiempos hasta que finalmente el 4 de abril de 1910 el rey Alfonso XIII, con una piqueta de oro, dio el primer golpe con el que arrancaban las obras.

La construcción de la Gran Vía se desarrolló en tres períodos, quedando finalmente terminada en 1952. El nombre definitivo de Gran Vía no se estableció hasta el año 1981, bajo la alcaldía de D. Enrique Tierno Galván, y es que esta calle nos ofrece un extraordinario eje cronológico de la historia de España a través de su prolija nomenclatura. Durante la guerra civil los distintos tramos de la vía recibieron nombres tales como avenida de la CNT, avenida de la Unión Soviética o avenida de Méjico, mientras que tras la victoria franquista la calle pasó a denominarse avenida de José Antonio, en honor del líder falangista José Antonio Primo de Rivera.

Durante toda su dilatada historia la Gran Vía ha sido una arteria fundamental de la capital, destinada al sector servicios en su mayoría, su multitud de números han acogido bares, tabernas, cines , teatros por los que han deambulado una fauna tan abundante como variopinta. Día y noche ha dado cobijo al mendigo, la puta, el yuppie, el juerguista, el penitente y mucho, mucho paseante.

En honor a su cumpleaños los pocos cines que quedan con vida y no han sido eliminados por un centro comercial o un insufrible musical repondrán clásicos que se proyectaron décadas atrás. Les invito a que se pasen y se tomen con Ava Gadner una copita en el Starbucks, ¡qué lástima!.

A.C. Desviat

Anuncios

Permalink 1 comentario