España y Francia unidas por Givenchy.

noviembre 20, 2011 at 7:28 pm (Arte y Moda, Artistas, Eventos, Noticias de arte)

La fortísima relación cultural que nos une con nuestros vecinos galos ha estado patente de manera constante a lo largo de la historia y en concreto en el mundo del arte. No han sido pocos los genios patrios que han encontrado en el país vecino lo que quizás el nuestro no era capaz de ofrecerles. Picasso, Buñuel, Dalí, Marsé…. no son pocos los nombres de artistas españoles que gracias a la gran acogida que les dieron en Francia consiguieron éxito y reconocimiento mundial, un reconocimiento que quizás en su tierra nunca hubiesen logrado….

Pero aquellos eran otros tiempos y hoy por hoy tanto España como Francia comparten, en igualdad de condiciones, una tradición artística y cultural reconocida mundialmente y son, ambos países, cantera de genios inigualables en prácticamente todas las ramas del arte.

Por ello nos alegra enormemente que el Consejo de Ministros haya concedido la “Orden de las Artes y las Letras de España” a un francés ilustre, un genio del arte y un pionero de la moda, Hubert Taffin de Givenchy.  ¿Y porque? , pues por ser uno de los grandes diseñadores que pasaran a formar parte de la historia de la moda del siglo XX sin ninguna duda, por haber trabajado mano a mano con nombres tan importantes como Piguet o Schiaparelli y  por convertirse en un gurú de la moda hollywoodiense de los años 50 tras el magnífico vestuario de la mítica “Desayuno con diamantes” en el que vistió a la aún más mítica Audrey Hepburn con aquel extraordinario vestido negro que se convirtió en un icono absoluto de elegancia.

Pero además de todo esto Givenchy  ha sido uno de los mayores defensores de la moda española en el ámbito internacional gracias a su infatigable y perseverante labor de difusión de la figura y la obra del maestro patrio Cristóbal Balenciaga, impulsando la creación de el Museo Balenciaga en Guetaria y constituyendo la Fundación Cristóbal Balenciaga de la que es Presidente Fundador y por si fuera poco no debemos olvidar que contribuyó decididamente a la creación del Museo del Traje de Madrid dando así un gran empuje a la moda española de ahora y elevando a histórica la moda española de antes y a sus grandes maestros, desde Fortuny a Pertegáz.

No nos quedaba por menos que agradecerle de alguna manera el ayudarnos a trasmitir al resto del mundo que España, al menos en el mundo de la moda, ha tenido y tiene aún mucho que decir….

Anuncios

Permalink Dejar un comentario

El Pop-Art se ríe de la crisis.

noviembre 13, 2011 at 4:12 pm (Artistas, Noticias de arte, Opinion)

Grecia esta al borde del abismo, el euro tambaleándose, la sombra de la ruina europea planea peligrosamente sobre nosotros y, de repente, el mundo del arte vuelve a recordarnos desde el otro lado del charco que sigue fuera de peligro, o al menos eso parece.

En cualquier caso la centenaria casa de subastas Christie’s no creo que tenga problemas en su balance anual tras haber realizado la semana pasada una venta histórica en su sede neoyorkina, adjudicando la obra titulada “I can see the whole room and there’s nobody in it!,” de Roy Lichtenstein por la friolera de más de 43 millones de dólares, 43 millones de dólares por una obra de arte, que no maestra, ni excesivamente relevante para el movimiento pop ni siquiera en la biografía del propio artista.

No obstante hay que reconocer que  “I can see the whole room and there’s nobody in it!,” es una maravilla y un auténtico caramelito para los amantes del arte Pop, cuya demanda entre los grandes coleccionistas sigue siendo insaciable.

Realizada en 1961, es una obra precursora de lo que sería la inconfundible estética de Lichtenstein, quien con “I can see the whole room and there’s nobody in it!,” dio un contragolpe radical al arte predominante de aquella época en NY, el famoso y también muy demandado Expresionismo Abstracto Americano, un movimiento cargado de profundidad teórica y estética al que tanto Lichtenstein y sus demás colegas “Pops” se opusieron presentando aquellas obras llenas de esa banalidad irónica y esa estética popular con la que conseguirían crear uno de los movimientos artísticos más representativos del siglo XX.

Para muchos expertos estos dos movimientos, el Expresionismo Abstracto Americano y el Pop-Art , fueron los últimos grandes hitos de la historia del arte, y para el mercado del arte parece que también porque 43 millones de dólares en los tiempos que corren no se pagan por nada, pero ¿qué no se pagaría por un pedacito de historia?

Permalink Dejar un comentario

El Arte del Tiempo

noviembre 3, 2011 at 8:03 pm (Artistas, Casas de joyas, Exposiciones arte, Noticias de arte, Uncategorized)

Hace ya mucho tiempo que la idea de que el arte y los objetos artísticos se reducían a las tres artes mayores quedo desterrada de la opinión de popular  y constantemente vemos ejemplos de ello en pequeños objetos, en elementos cotidianos, en maquinas, en todo, el arte definitivamente se puede encontrar en todo.

Pero si hay algún objeto específico que aparentemente no entre en la categoría de objeto artístico y que sin embrago es un pequeña obra de arte sea cual sea su condición, esos objetos son sin duda los relojes.

De pulsera, de pared, de sobremesa, los relojes conjugan en si mismos la tecnología, la precisión, el avance tecnológico y en la mayoría de los casos el lujo y la belleza estética del detalle, cumplen por tanto todos los requisitos de ser considerados autenticas obras de arte.

Esta fascinación relojera no es ni mucho menos nueva. Ya a principios del siglo XVIII Felipe V comenzó a coleccionar relojes de sobremesa, algo que se convertiría en una tradición borbónica y gracias a la que hoy en día Patrimonio Nacional puede presumir de tener una de las colecciones de relojes más impresionantes de Europa.

Tras Felipe V, quien busco la perfección técnica en los relojes ingleses de Thomas Hatton, su hijo, Fernando VI, siguió con este gusto heredado por la relojería y se centro en traer a España a los maestros relojeros suizos más relevantes del momento. Sería su hermano Carlos III quien daría el empujón definitivo a la tradición relojera española creando la Real Fabrica de Relojería y su hijo Carlos IV quien, desde su más tierna infancia atesoró una espectacular colección con modelos únicos.

Precisamente gracias a este afán borbónico por los relojes, el Palacio Real acogerá hasta el próximo 15 de enero, “Medida del tiempo”, una peculiar exposición en la que podréis ver 50 piezas de relojería, que indiscutiblemente son 50 obras de artes escultóricas en la que la belleza estética y el prodigio técnico se combinan en perfecta armonía para dejar patente que la relojería ha sido, indiscutiblemente, parte de la historia del arte.

Pero el gusto por la relojería no es ni mucho menos una exclusividad regia, muchos son y han sido amantes empedernidos de estos curiosos objetos y como amantes del arte, también ArtWansonGallery, ha contado, desde siempre , con una esplendida colección de relojes, piezas únicas y exclusivas firmadas por Carrera y Carrera y también piezas históricas de enorme valor del siglo XIX, con las que ArtWansonGallery ha cubierto y cubrirá las necesidades de sus clientes más exigentes, los de gustos regios, los amantes de los relojes.

Permalink Dejar un comentario